mobiliario comercial

Trucos de mobiliario urbano para decorar una tienda

Amueblar una tienda no es tarea fácil: parece que solo sea escoger algunos muebles específicos de mobiliario urbano GirodMedias y meterlos en el local de manera que queden más o menos bien, pero no. No es tan simple.

Os damos algunos consejos a tener en cuenta a la hora de amueblar una tienda:

  • Escoger el tipo de mueble: ¿qué tipo de mueble habéis pensado en usar? Esta pregunta se podría contestar mirando un poco el tipo de tienda que queremos montar o bien los productos que pensamos vender. Por ejemplo, se pueden usar muebles modernos, pero también muebles de tono más clásico o incluso muebles “vintage”, ahora tan de moda. La decisión marcará un poco el estilo del negocio. También es importante pensar en el material: hay quién prefiere muebles modernos de plástico, otros preferirán muebles de madera. Aún así, hay muchos tipos de madera y no será tarea fácil decidir.
  • Pensar si necesitamos flexibilidad: ¿la tienda será estática o habrá cambios alguna vez? Por ejemplo, imagina que quieres montar una librería y una vez cada dos semanas quieres ofrecer una tertulia literaria y para ganar espacio quieres mover algunos muebles. En función de las necesidades, hay muebles que se pueden mover de una forma más fácil, ya sea por la facilidad de montaje y desmontaje, o bien porque están hechos con material que pesa poco y que se puede levantar sin problemas. Otra opción, en caso de muebles más pesados, es la opción de que tengan ruedas y así moverlos solo deslizándolos.
  • La medida es muy importante: antes de comprar cualquier mueble, se debe comprobar el espacio del cual se dispone. Para ello debemos ir, cinta métrica en mano, a calcular los metros que queremos que se ocupen. Es importante tener en cuenta que si queremos muebles a medida nos saldrán más caros. También es importante pensar en el espacio según lo que queramos vender, no es lo mismo una tienda de ropa (que necesita un espacio para probadores) que una tienda de música. Y tampoco, dentro de este último caso concreto, no será lo mismo una tienda de pianos que una de cd’s.
  • Colores: los muebles se pueden personalizar, y una de las formas es poniéndoles colores. En este caso también tenemos que tener en cuenta los colores habituales del género de venta y las paredes, puesto que una mala combinación sería bastante perjudicial (hay estudios sobre la psicología del color y de cómo nos influyen a la hora de tomar decisiones por ejemplo).
  • Los materiales auxiliares: por último, en este apartado nos queremos referir a todas aquellas cosas que no son técnicamente muebles pero que forman parte del mobiliario. Es decir: las lámparas, la caja registradora, los maniquís, etc. Cada tipo de tienda tendrá sus tipos de “auxiliares”. En el caso de las tiendas de ropa, poner maniquís nos ayuda a que los clientes se hagan a la idea de cómo puede quedar la ropa puesta, y en caso de la iluminación, será muy importante hacer que todo quede equitativamente iluminado y que si hay lámparas sean de un estilo a conjunto con el resto de los muebles.