porno casero

Lo mejor del porno casero es que todo es real

A quienes nos gusta ver porno o videos xxx es porque nos provoca placer como sumergirnos en la fantasía que implica imaginarse haciendo esas posiciones sexuales. Vemos cuerpos sensuales, pollas enormes, coños listos para ser follados y unos movimientos cuando empieza la acción que es muy rítmicos.

Las putas que encontramos en el porno nos ponen más que cachondos, pero la verdad es que todo lo que vemos en el porno profesional, esa que es filmada en estudios, con todos los elementos técnicos de lugar, no se corresponde necesariamente con la realidad.

Primero los actores están entrenados para hacer esas posiciones, en el caso específico de las actrices, ¡es lo que son, actrices!, saben, si es necesario, fingir un orgasmo; los actores, tanto el hombre como la mujer, posiblemente no se gusten entre sí, pero deben actuar, y lo más curioso es que esas eyaculaciones abundantes o los squirting abundantes pueden ser parte de un truqueo. En definitiva te habrás imaginado que existe photoshop.

No está mal que haya una dosis de fantasía en los videos caseros, pero la verdad que se puede hacer un sexo mucho más real, y que a pesar de ello se puede intentar que sea tan duro o tan emocionante como el que es mostrado por la porno profesional.

El sexo casero es amateur, su grabación no posee los elementos fílmicos o el tecnicismo del que proveen los grandes estudios. Y los participantes aunque sí se preocupan por transmitir bien lo que están haciendo, no necesariamente procuran hacerlo con técnica, y desde luego no verás imágenes con poses muy trabajadas, sino que todo será mucho más natural.

La porno profesional puede causar algún tipo de sugestión en la imaginación

Hay parejas que ven porno con la intención de reinventar una mejor actividad sexual en la cama, muchos asumen que esto funciona, para otros sería una pérdida de tiempo o tan sólo haría daño a la relación de pareja. Y para estos últimos el problema es que encontrarse mirando cuerpos esculturales, posiblemente cuando lo que tengas al lado no sea lo mejor, puede ser decepcionante.

Cualquier escena de porno profesional puede provocar que la audiencia quiera un momento exactamente como lo está viendo, y la fantasía es mayor cuando te muestra situaciones sexuales en oficinas, en el hospital, en el bosque, en la universidad, en la playa, en fin en lugares públicos o en lugares donde se entiende que se debería mantener solemnidad o respeto.

No es que no se pueda tener sexo en la oficina, pero sabes que no sería siempre lo más apropiado. En cambio no es que la porno casera no se ubique en uno de estos lugares, sino que al tratarse de una producción limitada, si es que el término quepa para esto, podrá ser más restringida en cuanto a fantasía; todo suele quedarse en un ambiente cotidiano, casero y de ahí no se extiende.

Al carecer de técnica, te encontrarás con el mismo tipo de sexo que sueles ver o que sueles sostener. Hablaba sobre los cuerpos esculturales de la porno profesional, en la casera los hay y muchos, pero sólo quiero hacer hincapié en que las diferencias de las técnicas de producción entre una y otra pueden ser abismales.

También existe la porno profesional para todos los tipos. Por ejemplo muy flacos, gordos, negros, blancos, asiáticos, etc.

La verdad de la porno casera

Posiblemente te haya atraído la porno casera, está muy bien. Quizás otros no le hayan dado tanta importancia. Pero en esta porno también los movimientos de una pareja follando pueden ser con mucho ritmo, pueden haber gemidos que te ayuden a enloquecer, ¡divertirte! Y si quizás eres mente abierta, y eres tan cachondo como para hacerte tú mismo /a un vídeo porno con escasos recursos, ¡pues adelante! Pero en cuanto a ver este tipo de vídeos, si sabes cogerle el “way” te encantará, lo aseguro.

A algunos les parecerá que se queda atrás de la porno profesional, pero si los actores saben hacer las cosas bien, y no se limitan su creatividad, las escenas estarán perfectas. Será muy emocionante que veas las corridas, cómo follan, las mamadas, cómo se besuquean, y las distintas posiciones que experimentan en lugares como la cocina, una habitación, el patio y cualquier lugar inusual, pero sexo hecho con mucha realidad. ¿Entonces aun así quieres perderte momentos de sexo real? ¿Momentos sin mucho maquillaje? Si aprendes a disfrutarte el porno casero pues no habrá nada que lo pueda reemplazar dentro de tus preferencias.

Calidad en el porno casero

Si bien no haya técnica o a lo menos técnicas rigurosas, no significa que deba ser de mala calidad. El porno casero puede tratarse de una grabación que sea agradable a los ojos de quien lo vea. La mayoría de sitios porno online poseen alguna sección para el porno casero, y sin lugar a dudas tiene su público que suele disfrutarla; la porno casera es emocionante, real, también muy completa en cuanto a tipos de contenidos y temáticas, pero especialmente es con la que te identificarás cuando te acostumbres a verla.